NEWARK – El gobernador Phil Murphy anunció hoy que ya se publicó el informe de la Comisión de Nueva Jersey de Ayuda para Puerto Rico y que el mismo está disponible para el público. Dicho informe contiene recomendaciones para el esfuerzo continuo de Nueva Jersey de ayudar a los más de 30,000 puertorriqueños desplazados que permanecen en el estado después del paso del huracán María. El informe, dispuesto por la Orden Ejecutiva 10 del gobernador Murphy, también detalla las formas en que el estado puede ayudar a la Isla y a los ciudadanos estadounidenses que viven allí.

“Es inaceptable que, a ocho meses después de la llegada del huracán María, muchos de nuestros conciudadanos estadounidenses todavía carezcan de acceso a electricidad y agua potable”, dijo el gobernador Murphy. “Nos comprometemos a ayudar a quienes vinieron a Nueva Jersey, a quienes permanecen en Puerto Rico y a quienes desean regresar a la Isla. Espero revisar las recomendaciones y continuar ayudando a los puertorriqueños tanto en nuestro estado como en la Isla”.

“Nuestro agradecimiento al gobernador Murphy y a la Comisión por todos los servicios ideados para la comunidad puertorriqueña que buscó refugió en Nueva Jersey tras el paso del huracán María por la Isla”, expresó el gobernador Rosselló Nevares. “Los vientos de categoría cinco devastaron no solo nuestra infraestructura eléctrica sino las viviendas de miles de puertorriqueños. Gracias a la solidaridad del gobernador Murphy y los hermanos de Nueva Jersey, muchos puertorriqueños pudieron mudarse a un lugar seguro para garantizar el bienestar de niños, ancianos y enfermos. Nuestro compromiso es que poco a poco los puertorriqueños puedan regresar a nuestra Isla y los que deseen quedarse en otras jurisdicciones puedan tener una transición ordenada tras la emergencia provocada por el huracán en Puerto Rico”.

El lunes 12 de febrero de 2018, el gobernador Murphy firmó la Orden Ejecutiva 10, que estableció una comisión de 18 miembros —16 de Nueva Jersey y dos de Puerto Rico— encargada de colaborar con agencias estatales y federales para agilizar la ayuda a los puertorriqueños afectados por el huracán María. La orden requirió que la Comisión emitiera un informe que describiera sus hallazgos dentro de 90 días. Desde que se estableció, la Comisión ha ayudado a lograr lo siguiente:

• La donación a Puerto Rico del Sistema Sandy de Gestión y Operaciones de Recuperación Integrada (SIROMS, por sus siglas en inglés) del estado, una plataforma de Tecnología de la Información (IT, por sus siglas en inglés) que permite al estado implementar y monitorear los servicios después de un desastre natural, para uso durante futuras tormentas.

• Comunicación con el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos a fin de asegurar una extensión de moratoria para las personas que poseen propiedades en Puerto Rico y que ahora enfrentan una ejecución de hipoteca.

• Llevar a cabo sesiones de estrategia de energía entre PSEG y la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico (PREPA, por sus siglas en inglés) para mejorar la deteriorada infraestructura energética de la Isla.

Recomendaciones adicionales en el informe incluyen:

• La creación de centros de servicio integrados donde los refugiados puedan recoger recursos provistos por todos los departamentos y agencias.

• Servicios de traducción e interpretación en departamentos y agencias pertinentes.

• Guías de servicio bilingües distribuidas en toda la comunidad.

• Creación de nuevos programas de subvenciones destinados al aprendizaje del inglés para el éxito en el trabajo.

• La creación de nuevas asociaciones entre los departamentos del estado de Nueva Jersey con agencias y compañías en Puerto Rico.

• La creación de una asociación estratégica con el Departamento de Educación de Puerto Rico para permitir que las escuelas de Nueva Jersey acepten estudiantes sin registros educativos y que ofrezcan exención a las tarifas de solicitud para certificados de educadores.

La Oficina del Gobernador revisará cuidadosamente todas las recomendaciones propuestas a fin de determinar la mejor dirección para que el estado ayude a los puertorriqueños refugiados en Nueva Jersey y asista en los esfuerzos de recuperación en la Isla.